Descubriendo un nuevo mundo

Bamara RCA

Por más de un año estuve practicando el Ultimate Frisbee como aficionado en Kabul, Afganistán, sin contar con un campo apropiado, sin seguir todas las reglas y de manera espontánea, resultando ser bastante divertido. Siempre contábamos con música de fondo, lo cual hacia más ameno el juego semanal, hombres y mujeres hacíamos parte de una hermandad en la cual se pedía siempre ser honestos, lo cual resultaba de alguna manera bastante natural, casi nunca habían discusiones por determinadas jugadas y se evitaba cualquier tipo de choques o jugadas peligrosas, se reconocían los buenos aciertos entre los rivales, así mismo se daban concejos para mejorar el desempeño individual. Pensaba que todo esto eran características de los compañeros que participaban en el juego, lo cual era lo más llamativo de esa práctica semanal.

La búsqueda y reconocimiento de estos valores hacen que este deporte represente una manera diferente de ver la competencia, y para mí una herramienta única para cambiar realidades sociales.

Regresé a Colombia con la idea de seguir practicando este deporte. Buscando información sobre la escena del Ultimate en mi país, descubrí que hay una gran cantidad de jugadores de Ultimate con un nivel impresionante, una gran proporción representados por una asociación nacional. Así me entere que este deporte cuenta con una federación mundial World Flying Disc Federation (WFDF) y que hoy por hoy es reconocido como un deporte olímpico.

El Ultimate ha hecho parte de los Juegos Mundiales (World Games) donde las selecciones nacionales son mixtas, siendo así el único deporte de conjunto de estas características. La WFDF aglomera los deportes que se practican con el disco volador, entre ellos está el Ultimate Frisbee, disc golf y freestyle, entre otros.

Bamara RCA

El hallazgo más importante para mí fue el concepto del “Espíritu de Juego”. Al principio escuchaba a mis compañeros hablar de aquel concepto, pero imaginaba que estaba relacionado al hecho de que no había árbitros, por lo tanto se requería que los jugadores fueran honestos y aceptaran sus faltas.

El concepto va más allá del fair play, es el componente principal del Ultimate, se encuentra en las reglas de la WFDF y al finalizar cada juego oficial se evalúa el desempeño en este aspecto.

Al final de un campeonato se reconoce al equipo con mejor espíritu de juego e incluso en algunos de ellos es el máximo galardón. Los equipos con muy buen espíritu de juego son bastante respetados y esta es una cualidad muy importante para un buen jugador.

El Ultimate Frisbee infunda en los deportistas la capacidad de autocontrol, ser competitivo sin pasar por encima de los rivales, felicitar a tu rival por el esfuerzo realizado, tener capacidad de escucha y tratar de resolver conflictos a través del dialogo, se desarrolla tolerancia, respeto y honestidad.

La búsqueda y reconocimiento de estos valores hacen que este deporte represente una manera diferente de ver la competencia, y para mí una herramienta única para cambiar realidades sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *